El Misterio de los Laberintos

El Misterio de los Laberintos

25 April, 2018 0 Por gdsradio

El Misterio de los Laberintos-Teseo luchando con el Minotauro

A lo largo de la prehistoria e historia el ser humano ha construido viviendas para cobijarse y convivir, ha realizado monumentos y esculturas para representar sus grandes ideales, ha construido grandes templos y grandes centros megalíticos para ensalzar las Divinidades.

Pero uno no deja de asombrarse cuando estudia la construcciones de laberintos (Construcción arquitectónica sin aparente finalidad, de complicada estructura y de la cual, una vez en su interior, es imposible o muy difícil encontrar la salida).

Construcciones que aparentemente solo sirven para adornar, pero que en cambio asombran por su belleza y sus misterios, como por ejemplo: El Laberinto Egipcio del Lago Moeris, El Laberinto de Cnosos en Creta, El Laberinto de la Isla de Lemnos, El Laberinto de la tumba de Pórsena, El Laberinto de la Isla del Sol

Laberintos donde uno no deja de observarlos y con gran sorpresa preguntándose:

  • Cual es el objetivo de esta construcción? Porque tantos esfuerzos para construir algo que aparentemente solo sirve para adornar?
  • Que nos quieren indicar?


El labrys: El Misterio de los Laberintos

La primera etimología de la palabra “Laberinto” del Egipcio “lapi ro hunt”, que significa “templo a la entrada del lago”, y hace referencia a un imponente laberinto situado al sur del Cairo, cerca del Lago Moerisque actualmente lleva el nombre de Birqkat Qarun (El estanque de Coré). Este lago esta al oeste del Río Nilo y a 80 kilómetros al sur de la ciudad del Cairo.

Se dice de este laberinto que era la mayor proeza de los egipcios en vez de las pirámides. Es obra del Farón Amenenhat III de la XI Dinastía. El historiador griego Herodoto que lo vió en el siglo V A. de C. dice de él:

Si se reunieran bajo un solo aspecto todas las fortificaciones y construcciones de Grecia, tal conjunto parecería haber costado menos trabajo y gasto que el laberinto”.

De esta palabra egipcia deriva la palabra griega “labyrinthos” y más tarde el término latino “Labyrinthus”.

La segunda etimología proviene de la lengua Minoica donde Labrys significa “doble hoja” y esta presenta en muchos santuarios de Creta y esta asociado al par de cuernos del Toro.


Dentro del laberinto: El Misterio de los Laberintos

El Labrys se asocia en el Palacio de Cnosos al hacha doble que aparecía en muchas partes de ese Palacio cuya planta y estructura era laberíntica. El hacha doble es el símbolo de la potencia masculina y femenina y representa la unión de los contrarios o la síntesis de los opuestos.

El tercer origen etimológico alude a Isidoro de Sevilla que, en la Edad Media donde aparecieron laberintos en las catedrales, lo deriva de “Labor” (trabajo) e “Intus” (interior o lugar cerrado). Entonces si el laberinto era una prisión representaba el “trabajo para salir” y si había que entrar representaba la “protección para un tesoro”.

Fulcanelli nos dice acerca del laberinto:

La imagen del laberinto se nos presenta como un símbolo del trabajo en la Gran Obra, con sus dos mayores dificultades:

  1. La del camino que hay que seguir para llegar al centro donde se libra el duro combate entre las dos naturalezas
  2. La del camino de salida con el hilo de Ariadna para no extraviarse en los Meandros de la Obra y verse incapaz de salir.

Otro autor, Mircea Elíade dice del laberinto:

El laberinto puede ser concebido como el nudo que debe ser desatado, empresa mítica llevada a cabo por Teseo o Alejandro (cuando desató el nudo Gordiano). El fin último en el ser humano parece ser el de liberarse de las ligaduras, por eso hay una asociación entre el hilo de los laberintos y los lazos o ligaduras.


El laberinto de la Catedral de Chartres: El Misterio de los Laberintos

Son muchas las expresiones del laberinto en las culturas antiguas, donde nos enseñan el misterio trascendental que siempre ha preocupado al ser humano: Como resolver el misterio de la vida y la muerte?

La filosofía Neoplatónica representa en el laberinto el estado de perdición, la pérdida del Espíritu en la Creación o Caída y la consiguiente necesidad de encontrar el “Centro” para retornar a él, al Espíritu.

Cada bifurcación del laberinto representa en ese sentido las opciones en la vida, una hacia el centro (Espiritual) y otra hacia el exterior (hacia la creación, lo exterior, los sentidos).

También representa lo condicionado de la conciencia humana que se halla atrapada en un espacio pequeño y limitado y no es capaz de ver lo que esta fuera del laberinto. Es necesario por lo tanto, aprender a ver la vida desde fuera, sin identificarnos con ella.

Existe también una asociación muy interesante con otro símbolo, el “Centro”.

El regreso al centro es un símbolo del Paraíso reconquistado, es alcanzar y restablecer la perfección original de la que se disfrutaba antes de la Caída, donde Dioses, hombres y bestias hablaban el mismo idioma. Pero el camino al centro esta lleno de escollos y duras pruebas.


Ariadna: El Misterio de los Laberintos

En el mundo oriental esto esta asumido en el Mandala, que combina los símbolos del centro, de la cruz y el círculo. En este caso en el centro en vez de haber un tesoro puede haber un loto, una figura de Budha, una llama o algo dedicado a la concentración. Ese centro del Mandala se asocia con el Centro Interior o Budha Interior.

En la cultura Griega nos enseña la mitología Minotaur (símbolo de la naturaleza animal del hombre que debe ser derrotada) y Teseo, (el héroe solar, como principio crístico o espiritual) en el laberinto de Creta.

La salida de Teseo del laberinto después de vencer al Minotauro sirviéndose del hilo de Ariadna, simboliza su renacimiento, su evasión de la muerte e inmortalidad. Por este motivo el laberinto tiene una asociación con la muerte y este es el motivo por el cual ha sido encontrado en tumbas.

Existen danzas rituales de coreografía laberíntica en Suecia e Inglaterra donde se hacían danzas en laberintos hechos en el pasto y relacionados con el renacimiento.

En la época medieval aparecen nuevos laberintos en las catedrales con una diferencia con respecto a los laberintos clásicos y es que en los góticos hay un solo camino desde la entrada hasta la salida. Este laberinto se asocia con el duro camino hasta Dios desde el nacimiento (La salida) hasta llegar a Él (El centro) y está asociado a la idea de salvación.


Teseo y el Minotauro: El Misterio de los Laberintos

Es sabido que algunos peregrinos no podían hacer las grandes peregrinaciones a tierra santa, entonces hacían un recorrido por el laberinto de la catedral de rodillas.

En muchas catedrales el laberinto se dispone después de la entrada en el templo (lugar donde esta la pila bautismal) y antes del acceso al altar (donde desciende la influencia espiritual). Todo esto es altamente significativo:

Todo ser humano tiene que resolver el laberinto de su propia existencia si quiere descubrir los arcanos de la creación y escalar hasta las más altas cuotas del Espíritu.

El Misterio de los Laberintos